Para muchos, la compra de una vivienda es uno de sus principales objetivos en la vida y tarde o temprano terminan realizando este sueño, sin embargo, en el camino es común rentar una propiedad antes de adquirir un compromiso de esta naturaleza.

Una de las ventajas de rentar un inmueble es que el costo, el cual en general es más bajo que una hipoteca, te permite destinar un porcentaje para el ahorro que, con el tiempo, se convierta en el enganche de tu hogar ideal.

Sin embargo, comprar un inmueble a través de un crédito hipotecario, es una inversión a largo plazo, pues si bien los costos asociados pueden ser más altos (enganche, seguros, mensualidad, intereses, predial, etc), los inmuebles aumentan históricamente su valor en el tiempo y son una inversión segura a largo plazo.

¿Cuándo rentar o comprar una propiedad?

La decisión de comprar o rentar una propiedad, depende de muchos factores, como la edad, la situación financiera, la capacidad de ahorro, los planes a futuro, la ubicación en donde se quiere vivir y las condiciones de los créditos hipotecarios, entre otros factores.

Entonces, ¿cómo saber si es más rentable alquilar un inmueble que comprarlo? El price-to-rent ratio es un indicador que nos puede facilitar esta tarea.

Aunque este indicador es utilizado por los expertos para estimar si los mercados inmobiliarios están valorados de forma justa o si se encuentran en una burbuja, también es posible utilizarlo para evaluar nuestras opciones de vivienda, al dividir el valor del inmueble entre el costo de la renta anual. Así, dependiendo del resultado que nos dé, podemos decidir si comprar con un crédito hipotecario o rentar.

De acuerdo con esta fórmula, si el resultado es mayor de 20 lo más recomendable sería rentar; por el contrario, si éste ronda los 15 puntos, la opción sería comprar. Claro, este indicador es solo una referencia, y en cada caso en particular habría que evaluar otros puntos como el tiempo que habitarán en ella, los planes a futuro, las condiciones del mercado hipotecario, etcétera.

Por ejemplo, para un departamento con un valor de 199,000 dólares con una renta de 9,500 dólares anuales, el price-to-rent ratio sería de 20.94, por lo que de acuerdo a esta teoría sería más conveniente rentar. Por otro lado, para una casa de 500,000 dólares, con una renta anual de 32,000, el price-to-rent ratio sería de 15.6, por lo que habría que evaluar la posibilidad de compra.

¿Por qué? Porque cuanto mayor sea el ratio, la vivienda que estás comprando hoy tendrá que adquirir a futuro mayor plusvalía para que verdaderamente valga la pena lo que estás pagando por ella, y viceversa. 

Al final podemos concluir que no hay una respuesta absoluta sobre qué es mejor, todo depende del conjunto de situaciones que rodeen tu decisión. Lo que sí es recomendable es que, sea cual sea tu decisión, sea congruente con tu situación y estilo de vida.

Un buen ejercicio es buscar un par de inmuebles que te interesen y hacer una lista de los pros y contras para evaluarlos cuidadosamente antes de decidir.

En la actualidad, existen condiciones de créditos hipotecarios con tasas muy atractivas, un factor que es conveniente considerar si tu situación te lo permite.

En Cibergestión apoyamos a las entidades bancarias en México a gestionar 7 de cada 10 créditos hipotecarios. ¡Conócenos! #SomosCibergestión!

Leave A Comment