Como cualquier industria, el sector inmobiliario atrae a un gran número de estafadores que buscan engañar a compradores y arrendatarios potenciales.

Si bien no existen estadísticas puntuales en cuanto a la incidencia de un mayor número de fraudes en el sector de bienes raíces, diversos estudios apuntan a que en los últimos años las estafas en el sector se han incrementado y las formas en que operan los delincuentes son cada día más sofisticadas, debido al alcance de internet y el uso del correo electrónico, así como las condiciones de aislamiento durante la pandemia, afectando a un mayor número de actores que intervienen en el proceso de compra, alquiler o venta de un inmueble.

Los fraudes inmobiliarios pueden darse por enajenar, hipotecar, empeñar o facilitar en garantía una propiedad que no es suya y que fue utilizada para engañar a terceros. Ser precavidos nunca está de más, pero cuando lo que está en juego es nuestro patrimonio, vale la pena extremar medidas para evitar ser víctima de un fraude inmobiliario. Por ello, si entre tus planes está realizar alguna operación de esta naturaleza, te damos unas serie de recomendaciones que te ayudarán a estar alerta y no caer en manos equivocadas:

  1. En la búsqueda de un inmueble, recurre solo a sitios seguros. En internet abundan los anuncios falsos de empresas “fantasmas” que tratarán de obtener un adelanto por una propiedad inexistente. Usar páginas de navegación seguras (las que comienzan con https y llevan el símbolo de un candado en la barra de navegación), verificar que las aplicaciones que se descargan son las oficiales y hacer consultas en fuentes abiertas -como Google para comprobar que no existan foros vinculado a una estafa-, te puede ahorrar muchos dolores de cabeza y dinero.
  2. Asegúrate que la inmobiliaria sea de confianza: Al igual que en el punto anterior, es muy importante verificar la identidad y prestigio de la inmobiliaria a quien vas a comprar el inmueble, ya que uno de los fraudes inmobiliarios más comunes surge luego de habitar una vivienda pasado un tiempo cuando empiezan a surgir vicios ocultos. Los desperfectos en propiedades van desde fallas estructurales del inmueble, rotura o fisura de tuberías, hasta falla en materiales de construcción o de fallas en la instalación eléctrica.
  3. A la hora de solicitar un crédito hipotecario, recurre a entidades financieras de prestigio. En línea existen anuncios de supuestos prestamistas que se aprovechan de los más vulnerables (personas mayores, inexpertos o con pocos recursos) y les ofrecen hipotecas con altos tipos de interés que les pueden llevar a la pérdida del inmueble.
  4. Protege tu información personal. La solicitud de los datos personales y bancarios es una de las estrategias más comunes para la suplantación de identidad, por ello, evita revelar este tipo de información a personas cuya identidad no hayas verificado plenamente. 
  5. Verifica que la propiedad esté inscrita en el Registro Público de la Propiedad. Algunos estafadores ofrecen propiedades en litigio, abandonadas o antiguas, sin contar con el derecho real sobre la propiedad para venderla.
  6. Apóyate en expertos. Un agente inmobiliario, un bróker hipotecario, un valuador profesional, un ejecutivo bancario o un notario de tu confianza, cada uno en su expertise, te ayudarán a evitar futuros inconvenientes con el pago o la entrega del inmueble, así como a verificar las condiciones de la propiedad, además de brindarte seguridad jurídica al momento de la compraventa.

En Cibergestión by BC apoyamos a los bancos en sus procesos de originación y formalización de créditos hipotecarios. ¡Conócenos! #SomosCibergestión.

.

Leave A Comment